Tener claros los conceptos de renta fija y renta variable es indispensable para seguir creciendo financieramente. Te contamos qué es y cómo funciona.
Inversiones

Renta fija y Renta variable, conoce sus diferencias

Si ya tienes una cartera de inversión o comienzas tu trayectoria en el mercado financiero, tener claros los conceptos de renta fija y renta variable es indispensable para seguir creciendo financieramente.

Saber qué aporta cada uno de estos modelos y reconocer cuál te conviene en qué situación y dependiendo de tus objetivos, es algo que explicaremos a continuación.

¿Cuáles son sus características?

Renta Fija

  • Qué es: La renta fija está compuesta por instrumentos financieros de deuda llamados bonos, emitidos por instituciones públicas y privadas. Se caracterizan por tener unos intereses asociados y una fecha de vencimiento. Por tanto, al comprar un título de renta fija sabes que cada cierto tiempo recibirás ciertos intereses y que al vencimiento se te devolverá el capital. Antes de comprar el activo ya sabes qué cantidades recibirás y cuándo.
  • Cómo funciona: Existen dos tipos de renta fija: la deuda pública y la deuda privada. Los títulos en este tipo de renta son similares a los préstamos bancarios, pero la deuda total se divide entre un gran número de prestamistas que compran proporciones de esa deuda, llamados títulos de deuda o bonos.
  • Riesgos: Los riesgos en la renta fija se dividen en tres: riesgo del emisor, riesgo de liquidez y riesgo de tasas de interés. En el riesgo del emisor, cuando quien emite los títulos puede perder la capacidad de pago, sin poder devolverte el dinero. El riesgo de liquidez es la posible falta de contrapartida en el mercado, y no se puede vender el producto. El riesgo de tasas de interés se asume por la posible falta de cobro de los intereses o principal de la inversión por parte del emisor.
  • Ventajas: Las principales ventajas de este tipo de renta son una mayor seguridad en las inversiones, la conservación de la inversión inicial y la oportunidad de diversificación. 
  • Ejemplos: Por un bono emitido con un periodo de 1 año con un valor de $10,000 pesos y un cupón del 5%, invertirás esa cantidad y en un año, en la fecha de vencimiento, se te entregarán $10,500 pesos. En el mercado secundario, el precio del bono irá subiendo desde los $10,000 pesos a los $10,500 en el momento del vencimiento. Algunos de los productos para invertir en renta fija son letras hipotecarias, bonos corporativos, depósitos a plazo, y renta fija internacional emitida por bancos centrales, gobiernos y corporaciones. 

Renta Variable

  • Qué es: En esta inversión no conoces el interés o dividendo que te pagarán durante el período de la compra, pues el éxito de una empresa depende de su capacidad para generar beneficios y de factores del entorno. Es la protagonista de los mercados financieros, pues se trata de la inversión en bolsa. 
  • Cómo funciona: Al observar el mercado de renta variable o mercado de valores, conocerás las expectativas empresariales y la situación económica general de distintos países. Antes de invertir en una empresa, debes conocer su política de dividendos y de inversión, para saber qué proporción de los beneficios que obtienen se quedan en la sociedad como fondos propios y cuánto se reparte entre sus accionistas, en forma de dividendos.
  • Riesgos y ventajas: Conlleva un mayor riesgo que la renta fija. No tendrás asegurados pagos periódicos, ni la devolución de tu inversión. El precio va variando cada día debido a muchos factores externos: políticos, sociales, macroeconómicos; y a factores internos como ganancias o pérdidas, operaciones de inversión, cantidad de deuda. Sin embargo, ante mayor riesgo debes tener en cuenta que podrás obtener mayor rentabilidad. 
  • Ejemplos: Este tipo de renta la adquieres mediante acciones, fondos de inversión, bonos y obligaciones convertibles. La renta variable es a partir de la variación que surge entre los montos percibidos por dividendos, que pueden ser en efectivo o en acciones. Las acciones representan el capital de la empresa y los accionistas son copropietarios y solidarios con la responsabilidad de la compañía. Los derivados provienen de valores negociables, su evolución y condiciones a partir de un activo o producto subyacente. Estos pueden ser activos financieros (tasas de interés, tipos de cambio de monedas, índices) o productos básicos llamados “commodities” (cereales, minerales, alimentos). 

Elige el producto financiero y el tipo de renta que mejor se adapte a tus objetivos y estilo de inversión. Recuerda mantenerte alerta de la evolución del mercado en el que se desarrolle tu negocio, para tomar decisiones más informadas.

No olvides revisar las opciones para invertir que M2CROWD tiene para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *