Finanzas Personales

Día de muertos, no te vayas sin poner en orden tus finanzas

En buena medida por la herencia de la cosmovisión prehispánica del Día de Muertos y, en tiempos modernos, por la influencia de celebraciones con gran arraigo en nuestro vecino del norte como Halloween, la filosofía de los mexicanos respecto a la muerte tiene un encanto muy especial. Desde frases y refranes, hasta sus celebraciones, ésta suele tomarse en tono festivo y con cierto sentido del humor,

Sin embargo, pensar en nuestra propia muerte, lejos de causarnos gracia, resulta un tema incómodo del que muchas veces “es mejor no hablar”. Lo cierto es a pesar de que en México la esperanza de vida es de 75.3 años, de acuerdo con el INEGI, “la Parca” nos puede sorprender en cualquier momento y, además del duelo y servicios funerarios que deben vivir familiares y amigos cuando alguien muere, un tema importante que deben atender los más cercanos será sus finanzas.

Por ello, lejos de asustarnos, es importante estar preparados y poner manos a la obra para dejar todo en orden y, llegado el momento, hacer menos tortuoso el proceso de despedir a un ser querido. En estas fechas cercanas al Día de Muertos te damos las siguientes recomendaciones:

  1. Ordena tus documentos. Actas de nacimiento, identificaciones oficiales, escrituras, pólizas de seguros, Afore, etcétera, debes guardarlos en un mismo sitio y clasificarlos. Informa a una persona de tu confianza donde están para que, en caso de ser necesario, pueda localizarlos fácilmente.
  2. Realiza tu testamento. Seguramente habrás escuchado historias de terror acerca de pleitos de familiares por herencias. No importa si tienes mucho o poco, el contar con este documento garantiza que tus bienes se puedan transmitir de forma ordenada y pacífica a quienes decidas.
  3. Pon al día tus productos financieros. Es muy común que no se conozcan por completo los bienes de alguien recién fallecido, así como cuentas bancarias, inversiones, tarjetas de crédito o pólizas de seguro. Elaborar una lista de todos ellos y llevar un registro puntual de su status facilitará los trámites que tus familiares tengan que hacer en caso de que ya no estés.
  4. Si tienes deudas, es conveniente investigar el proceso para liquidarlas en caso de muerte. Algunas de ellas, como las hipotecas y tarjetas de crédito, cuentan con un seguro que cubre los saldos, pero otras deberán pagarse aun cuando el deudor haya fallecido.
  5. Actualiza tus beneficiarios. Como sabes, al contratar servicios financieros debes nombrar a las personas que serán beneficiarias de los fondos que existan en dichas cuentas al momento de fallecer, por ello, mantener actualizada esta información es de suma importancia para evitar inconvenientes en el futuro y proteger tu patrimonio. Cabe señalar que si los beneficiarios no reclaman después de un tiempo, el dinero se canaliza a una cuenta concentradora, por ello es muy conveniente notificar a tus beneficiarios para que puedan realizar los trámites pertinentes en caso de ser necesario.

Sin embargo, si tienes inversiones o cuentas bancarias y mueres, tus familiares pueden acudir a alguna de las subdelegaciones de la Condusef con el fin de asesorarlos e informarles si tenías contratado algún servicio financiero y, en su caso, si resulta beneficiario de alguno de ellos.

Recuerda que al realizar inversiones en M2CROWD, también puedes nombrar beneficiarios. ¡Conoce las oportunidades que tenemos para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *