Para evitar que esto te suceda,  te compartimos algunos consejos para evitar las compras impulsivas y fortalecer el uso de tu presupuesto.
Finanzas Personales

Compras impulsivas, consejos para evitarlas

Una de las prácticas que complican la tarea de seguir un presupuesto son las compras impulsivas, aquellas que se realizan de un momento a otro, sin importar los motivos, y que obviamente no se tenían contempladas en el presupuesto.

Para evitar que esto te suceda,  te compartimos algunos consejos para evitar las compras impulsivas y fortalecer el uso de tu presupuesto.

El presupuesto es una de las herramientas que la gran mayoría de los expertos en finanzas personales recomiendan, ya que éste permite llevar un control de los ingresos y egresos que se tienen. Iniciarlo es tal vez la parte menos compleja, ya que el verdadero reto viene cuando se debe seguir al pie de la letra, porque de poco servirá si al final de cada mes no vemos reflejado lo que se tenía contemplado y las metas planteadas no se logran en tiempo y forma.

  • Diversifica tus actividades.
    Ir al supermercado o al centro comercial puede ser una actividad que nos ayuda a salir de la rutina diaria; sin embargo, debes tener en cuenta que ir con frecuencia a dichos lugares puede volverse un arma de doble filo. Busca actividades o pasatiempos flexibles y económicos para que ir de  compras no sea tu única terapia.

    Algunas de las actividades estimulantes que puedes hacer son: leer, practicar deporte, tomar un curso en línea, salir a caminar, entre otras. 
  • Marca un límite de gasto mensual para las cosas que quieres.
    Un presupuesto debe ser equilibrado, de manera que adaptarlo a tus necesidades es esencial. En él debes incluir todas las cosas que son necesarias en tu vida cotidiana, incluso se permite agregar algo que desees aunque no sea precisamente esencial, sólo recuerda cuánto dinero vas a destinar a dicho rubro para tomarlo en cuenta y evitar que tu presupuesto se desestabilice. 
  • Evita las tentaciones.
    Es muy importante conocerse a sí mismo, si sabes que ir al centro comercial implica un fuerte deseo por ir a tu tienda favorita y adquirir algo a pesar de que aquel producto no se encuentra en tu presupuesto mensual o semanal, evita el lugar. Tener autocontrol puede ser complicado, pues esto nos saca de nuestra zona de confort, pero es un hábito que te beneficiará en más de un ámbito de la vida. 
  • No realices compras si te sientes emocional.
    Dejar que tus emociones controlen las cosas que adquieres, o que de manera general muevan tus hábitos de consumo, ocasionará que tu estado de ánimo dependa de todo lo que adquieres, una práctica que puede resultar peligrosa e incluso convertirte en un comprador compulsivo. 

Tener impulsos es natural, pero eso no quiere decir que debamos seguirlos cada vez que se presenten, recuerda que tu bienestar financiero es esencial para alcanzar el equilibrio en tu vida.

M2CROWD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *