Aplica el minimalismo a tus finanzas personales
Otros temas

Aplica el minimalismo a tus finanzas personales

Menos es más. Con esta idea surge el minimalismo en la década de 1960 como una expresión artística que reduce las cosas a su mínima expresión. Su propuesta busca hacer cualquier acción de la manera más sencilla, sin complicaciones innecesarias y, por lo tanto, ha trascendido las fronteras del arte para influenciar el mundo de la moda, la tecnología y, por supuesto, las finanzas, convirtiéndose además en un estilo de vida que muchas personas han elegido seguir.

Así, para el minimalismo la felicidad no se mide en términos de objetos de consumo acumulados, sino en términos de las experiencias vividas, una forma de pensar que parece coincidir con la generación de los millennials.

Aunado a lo anterior, este pensamiento parece estar también a la par del cambio en los hábitos de consumo gracias a las tecnologías y el acceso a múltiples servicios en lìnea: ¿por qué comprar una casa vacacional cuando con Airbnb puedes rentar una en cualquier destino por un precio razonable? ¿por qué invertir un inmueble para después rentarlo si con poco capital puedes ser inversionista de una parte de éste a través de M2CROWD? ¿por qué comprar un auto y/o contratar un chofer cuando puedes solicitarlo al momento que quieras con Uber? ¿por qué ocupar tu tiempo equipando una oficina cuando puedes rentar un espacio adecuado en WeWork?

Lo cierto es que tener menos y reducir tu consumo te permite invertir tu dinero en asuntos más importantes que probablemente te darán la libertad financiera que muchos consumistas desean.

Ahora bien, para aplicar el minimalismo en tus finanzas personales no es necesario ser un minimalista en toda su expresión; la invitación es adoptar esta forma de pensamiento para eliminar lo que no es útil, consumir de forma responsable, evitar deudas e incrementar tus ingresos estratégicamente para disfrutar de aquello que realmente te hace feliz. Aquí te damos algunas recomendaciones para empezar:

1. El auto.

Úsalo menos o deshazte de él y busca otras opciones de movilidad que, dicho sea de paso, no contaminen.

2. TV por cable.

¿Realmente necesitas 600 canales en HD? Opta por paquetes básicos u otras opciones menos costosas de video por streaming. Piensa que una parte del tiempo que pasas viendo la TV podrías invertirla en realizar algún deporte, leer, cocinar, meditar o cualquier otra actividad que se te ocurra.

3. Restaurantes.

Comer fuera de casa de vez en cuando y disfrutar de un buen restaurante está perfecto, pero hacerlo diario es un duro golpe a tu economía. Trata de reducir tus salidas y optar por alimentarte más sano preparando comida en casa.

4. Evita gastar más de lo que ganas.

Lo que no puedes pagar, sencillamente no lo puedes comprar. Con esta lógica evitarás endeudarte y podrás destinar parte de tus recursos económicos a invertir y generar ingresos que, más adelante, te permitirán disfrutar de experiencias que enriquecerán tu vida y alimentarán tu espíritu o por qué no, iniciar tu propio de negocio y ser dueño de tu tiempo.

5. Arregla tu clóset y armarios.

Seguramente al revisar encontrarás prendas, zapatos, accesorios y demás artículos que hace años no usas. ¡Dónalos, véndelos o rífalos! y la próxima vez que vayas de compras piensa en adquirir prendas de tu talla, que sean cómodas, prácticas y que realmente vayas a usar más de una vez.

Si ya estás decidido a aplicar el minimalismo a tus finanzas, recuerda que el crowdfunding inmobiliario es una excelente opción para incrementar tu capital y disfrutar de tus rendimientos, no solo porque los retornos son más altos y porque es posible invertir montos adecuados a cualquier presupuesto, sino porque van de acuerdo a tus necesidades de practicidad, inmediatez y flexibilidad. Cuidar tu consumo ayuda a la ecología y a tu cartera.

¡Conoce aquí las oportunidades de inversión que tenemos para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *